Este blog respeta los derechos de autor.

Todos los libros de los que aquí hablamos han sido comprados y leídos en papel o ebook en español o en inglés. Este NO es un blog de descarga de libros. Las críticas y/o reseñas que aquí se pueden leer son opiniones personales, nada más, y no pretenden ser otra cosa. Reseñamos principalmente novelas románticas, pero también, de vez en cuando, damos nuestra opinión sobre novelas pertenecientes a otros géneros.



miércoles, 4 de abril de 2018

Cuando florecen las azaleas, de Sherryl Woods

PUEDE CONTENER SPOILERS

Libro 10 de la serie "Dulces Magnolias"

"Lynn Morrow estaba decidida a poner un plato de comida en la mesa para sus dos hijos. El que pronto se convertiría en su exmarido había fallado de nuevo a la hora de cumplir con sus obligaciones. Fue entonces cuando entró en escena Mitch Franklin, un insólito caballero de brillante armadura. Mitch había adorado a Lynn en el pasado. Ahora en ella no solo veía a la dulce chica que se le había escapado, sino a una mujer desesperada por recibir algo de apoyo. Mientras que acudir al rescate de Lynn y sus hijos fue algo que hizo de manera espontánea, también fue lo suficientemente sensato como para animarla a encontrar su propio camino… que con suerte la conduciría a sus brazos"

Lynn está en pleno proceso de divorcio tras mil años de matrimonio. Tiene dos hijos, Lexie de 14 años y Jeremy de 10. Ed, su futuro exmarido, no se parece en nada al hombre con el que se casó. Ed no le pasa la pensión para los niños y Lynn a duras penas, puede llegar a fin de mes. Trabaja en una tienda de ropa a tiempo parcial y el sueldo no da para mucho.

Mitch es viudo y tiene criados a dos hijos pero no es ningún viejales. Ha estado casado durante 22 años con Amy, su amor de siempre y no ha podido ser más feliz. Pero Amy ya no está y tras unos cuantos meses empinando un poquito el codo ha enderezado su vida. Trabaja como contratista y su nuevo cliente es la vecina de Lynn. 


Mitch y Lynn han ido juntos al colegio y siempre han tenido una buena relación. Mitch viendo las penurias a las que se enfrenta Lynn decide ofrecerle un empleo. Esto desata la ira de Ed que siente que le están pisando el terreno. Esta reacción de Ed no la entiende nadie, ni Lynn, ni Mitch, ni yo...

La novela es sencillita a más no poder pero se deja leer. Todo el argumento gira en torno a Lynn: sus dificultades de llegar a fin de mes, el rechazo de sus hijos hacia su padre, los ojitos que le pone Mitch, sus dudas al respecto, las broncas que tiene con su ex...

Encuentro chocante la actitud de Mitch, por un lado quiere iniciar una relación formal con Lynn pero por otro no parece que haya superado la muerte de Amy. Forma piña con Lexie y Jeremy casi enseguida. De hecho, no está clara si lo suyo con Lynn va a llegar a buen puerto, pero su vida diaria acaba entrelazada con la de Lynn (y sus tartas).

Para las que no hayan leído ningún harlequin de esta serie, no es extraño que de vez en cuando se reúnan las Dulces Magnolias y arda Troya. Las Dulces Magnolias, son un grupo de amigas-vecinas que le dan a los margaritas con gusto y acaban por soltarse lenguas y melenas. De estas reuniones suele salir un plan de ataque para resolver asuntos varios y es que para bien o para mal, Serenity es un pueblo pequeño y todos se conocen, por tanto, los cotilleos están a la orden del día pero no suelen ser dañinos. A mí personalmente, me cargan bastante, huelo esa rancia condescendencia y me dan ganas de salir corriendo. 

He estado un buen rato dándole vueltas a la puntuación que le doy a la novela. Un regular me parece escaso y un bueno excesivo, así que, haciendo gala de que en el término medio está la virtud, mi puntuación es 2,5/5

LILIAN

martes, 3 de abril de 2018

Nada más verte, de Isabel Keats

"El robo de varias antigüedades obliga al director del New College de la Universidad de Oxford a pedir ayuda a Scotland Yard. La detective Taylor será la encargada de investigar el caso y, para que nadie sospeche de ella, Stephen Allen, un brillante aunque algo desastrado catedrático de Historia Antigua, se ve forzado a acogerla en su casa y a fingir que están emparentados.

Las personalidades de ambos son muy distintas: él aparenta estar anclado varios siglos atrás, mientras que ella es una joven moderna, a la que nada se le pone por delante; y sus puntos de vista son tan opuestos que los roces entre ellos se suceden.

A pesar de todo, el impenitente solterón se siente cada día más cautivado por la detective, pero ¿y Georgina? ¿Qué es lo que siente en realidad por aquel atractivo profesor?"

En el apacible y erudito New College, se han producido varios robos y alguna pintada en la biblioteca. Si en un primer momento desaparecen dos ilustraciones valiosísimas es en el segundo hurto, el del báculo pastoral de William Wykeham, cuando el asunto se pone en manos de Scotland Yard. Dicho báculo tiene un sistema de seguridad infalible que no ha hecho disparar la alarma, por lo que se da por hecho que no ha salido todavía del campus universitario.

La detective Taylor se traslada a vivir junto al catedrático Stephen Allen para poder investigar desde dentro el paradero del báculo y lograr averiguar quien es el ladrón. Allen está libre de sospecha porque cuando robaron las ilustraciones, se encontraba realizando una excavación arqueológica en España.

Como fruto de la convivencia entre el solitario profesor y su huésped, nace una historia de amor que no tardaré en olvidar...


La acción de la novela se desarrolla en el New College de la Universidad de Oxford. He tirado de la Wikipedia y me gustaría comentaros en plan "culturilla general" que el New College, es uno de los colleges más antiguos de esta universidad. Fue fundado por William de Wykeham, Obispo de Winchester y sus terrenos son de los más grandes y bonitos de Oxford. Desconozco si en sus instalaciones custodian el báculo pastoral del obispo fundador (cuyo robo es el eje central de Nada más verte) o por el contrario, la existencia de este báculo es una licencia de la autora. 

Si describo a la pareja protagonista como pintoresca, me quedo corta. Stephen Allen es un profesor universitario de 42 años que trabaja y reside en la Universidad de Oxford. Intelectualmente hablando es un cerebrito: Catedrático de Historia Antigua ofrece su sabiduría de forma magistral a sus alumnos que le escuchan arrobados. En cambio, su aspecto físico no es que sea de los que entran por los ojos: Alto y desgarbado, con el pelo a falta de un buen corte y siempre despeinado, gafas gruesas de concha y una vestimenta del siglo pasado. Le gusta practicar la esgrima, así que, una vez que se quita la camisa no se le notan las costillas. Si metiese todas sus cualidades y defectos en una coctelera, el resultado no me atrae nada. Lo imagino oliendo a naftalina y me echa para atrás como héroe romántico. 

En cuanto a la detective Taylor es una persona menuda, morenita, tiene pecas en la nariz y su personalidad se acerca más al descaro que al recogimiento. Y mientras que el profesor Allen vive inmerso en las investigaciones para sus seminarios y no hace mucha vida social, Georgina es simpática y le gusta disfrutar del momento. Supongo que la autora -por eso de que los polos opuestos son los que se atraen- ha querido unir a unos personajes tan dispares. 

La relación que establece la parejita no carece de discusiones que siempre gana la señorita Taylor. Al pobre profesor le basta con echar un vistazo a la mariposa azul que tiene George en la cadera y se le va el hilo de lo que está diciendo. Eso y ponerse rojo, cada dos por tres, parece que ocupa todo su tiempo desde que la conoce. Supongo que habrá lectoras que le encuentren tierno (como abrazar a un osito grandote) pero a mí me resulta infantil. 

Me ha hecho gracia la alianza de Georgina con la hermana de Stephen. Amanda, está deseando que su hermano se divierta un poco y no sea tan sesudo. Recibe con los brazos abiertos a George y ofrece la coartada perfecta para que ésta pueda infiltrarse en la vida del campus sin levantar sospechas. La detective de Scotland Yard será su hijastra y así nadie se "escandalizará" cuando sepan que la nueva ayudante del soltero de oro no "sólo" es una mujer (pasando de la treintena, por cierto), también es su sobrina postiza.

Por último comentar que la trama policíaca no ha acabado de llenarme, no hay intriga ni crea falsos culpables. Vamos, que sabes quien es el malo desde la primera línea.

LILIAN

lunes, 2 de abril de 2018

Amigos y nada más, Ana Álvarez

¿Quién es la misteriosa mujer que ha conseguido que Javier olvide a su amor de siempre?

Javier Figueroa decide distanciarse de su familia y amigos y se va a estudiar a Estados Unidos para alejarse de la mujer que ama y que no le corresponde. Comienza así una vida rutinaria marcada por la soledad y la añoranza de los suyos.

Alice es una joven que ha sufrido maltrato, tanto físico como psicológico, por parte de su pareja. Cuando queda embarazada y se ve sola y sin recursos, es Javier, su vecino, quien le brinda el apoyo que necesita. Encuentra en él a un hombre cariñoso y amable y, sin poder evitarlo, termina enamorándose.

Hasta que la vida de Alice no da un giro inesperado, Javier no comprende que ha olvidado a su amor platónico y ella es mucho más que una amiga.


Javier Figueroa puso un océano de distancia para olvidar un amor no correspondio. Ya casi había perdido la esperanza de olvidarla a ella cuando Alice, su vecina, irrumpe en su vida.

La vida de Alice no ha sido nada fácil, es una joven con la autoestima por los suelos. Lleva años sintiéndose menospreciada por su novio, hasta que llega un momento en que debe tomar una difícil decisión. Para ayudarla y apoyarla estará Javier (si es que es un amor de hombre, ¡quién encontrara uno así!). Sin darse cuenta los sentimientos de uno de los dos va cambiando rápidamente, pero la amistad que atesoran es demasiado estrecha y necesaria para intentar ser algo más.

Javier es uno de esos protagonistas pacientes, que interpone las necesidades de los demás a las suyas propias y que no duda en cambiar de planes para ayudar a quien lo requiera. ¿Cómo no enamorarse de alguien así?

Alice es una joven a la que se le coge cariño enseguida. La vemos florecer gracias a Javier, pero también es resuelta y está decidida a trabajar y luchar por tener una vida mejor para ella y su bebé. Su vida cambia cuando conoce a su vecino y comprueba lo que significa de verdad una relación entre un hombre y una mujer, aunque solo sea amistad.

Por fin está aquí la novela de Javier, el mayor de los hermanos Figueroa. Ese que hemos visto sufrir por el amor no correspondido de Marta. A todas aquellas que esperaban la historia de Javier, yo me incluyo entre ellas, no les va a defraudar. Es una historia tan bonita, tan dulce y llena de sentimientos que no puedes evitar sentir un pellizco en el corazón cuando ves a Alice y a Javier en ciertos momentos.


 subir imagenes

domingo, 1 de abril de 2018

Una mujer deseada, de Ann Major

PUEDE CONTENER SPOILERS

"El soltero más deseado del lugar no se esforzaba en ocultar el deseo que sentía por ella...

Fina seda, joyas valiosas... Amber Johnson tenía la vida de lujo que siempre había codiciado. Pero la realidad no tardó en imponerse y en hacerle desear otras cosas como la independencia.

En el paisaje indómito de Colorado, Amber encontró una vida al margen de las complicaciones de los hombres y del dinero... hasta que apareció Jake Cassidy. Desde el primer encuentro, ninguno de los dos pudo negar la tensión que existía entre ambos, una tensión que se hacía más y más peligrosa a cada momento" 

Amber Johnson deja atrás un ex marido y una gran deuda. Llega al rancho de su hermano en Colorado y enseguida se integra en el lugar.

Jake Cassidy ha tenido una vida dura y solitaria. Ha luchado mucho por forjarse una brillante carrera profesional y ahora parece que todo se está desmoronando.

Jake y Amber luchan a brazo partido, el uno contra el otro, desde que se conocen. Son personas con un futuro repleto de problemas y no necesitan otra complicación más. Lo malo es que una tormentosa pasión surge entre ellos y amenaza con devorarlos...

¡Estoy agotada! ¡Qué locura! Tantas idas y venidas, tantos dimes y diretes, me han traído de cabeza... Y eso que, al principio, reconozco que me frotaba las manos por eso de que amores reñidos son los más queridos, pero al final, tal intensidad de sentimientos y comportamientos me han hecho desconectar entre frase y frase. Y es que, las vidas de Amber y Jake y su forma de relacionarse, son un carrusel emocional. Lo que no puedo negar, es que cuando están de buenas, percibes la intensidad de su pasión (vamos, que generan tanto calor que parece que va a empezar a salir lava del suelo) pero cuando están de malas (que es prácticamente todo el tiempo) tienes que soportar el acoso y derribo de Jake sobre Amber y las perlitas de ésta, que son del tipo: Me sigues como un perro enamorado...

En cuanto a los personajes secundarios, no he acabado de enterarme del papel que tiene Serena en el romance de su cuñada. La autora deja caer alguna pildorita que otra, pero cuando llega la hora de la verdad, no sabes el juego que se ha traído Serena entre manos. Pasamos del éramos unos críos a que se la tuerza el gesto, cada vez que Jake mira a Amber.

Como no todo va a ser negativo, debo decir que lo mejor del harlequin es la ambientación: Ranchos en Colorado, paisajes montañosos, caballos, puestas de sol, riachuelos refrescantes...

En fin, por todo lo que os he contado y por mil razones más (que me callo) no puedo recomendar esta novela. Mi puntuación es un Regular como la copa de un pino.

LILIAN

sábado, 31 de marzo de 2018

No reclames al amor, de Carla Crespo

"Desde que dejó la universidad y empezó a trabajar como agente de pasaje en una línea aérea, el día a día de Tesa transcurre entre retrasos y cancelaciones. Los horarios intempestivos del aeropuerto la agotan, apenas tiene vida social, no llega a mileurista y vive colada por Roberto, un piloto que no le hace ni caso... aun así, es feliz con su rutina.

Un día, tras un desagradable incidente con un pasajero que queda en lista de espera, su pequeño mundo se desmorona. Sin trabajo y sin expectativas de encontrar uno nuevo hace las maletas rumbo a la tierra de las oportunidades. Lo que no sabe es que lo peor está por llegar. Miguel, el encantador y atractivo joven que se ha sentado a su lado en el avión, ¡no es otro que el grosero pasajero del overbooking!

Está dispuesta a olvidarse para siempre de él y a empezar de cero su vida en Boston cuando su nuevo amigo, Simone, lo invita a la fiesta de Halloween y, entonces, sucede lo inevitable: empieza a mirarlo con buenos ojos y donde antes había odio ahora hay ¿amor?

¿Será capaz Tesa de olvidar el incidente que cambió para siempre su vida? ¿Será capaz de perdonar a Miguel?"

Tesa tiene su vida encauzada hasta que tropieza con Miguel. Trabaja en el aeropuerto y se pega unos cuantos madrugones pero en general, está encantada. Una buena mañana, se acerca al mostrador Miguel Rodríguez con su elegante traje y el pelo perfectamente engominado. Ha reservado, en clase business, un vuelo a Madrid y no espera que la señorita del mostrador le indique que es un pasajero overbooking y tiene todas las papeletas de quedarse en tierra. Miguel se sulfura, intenta arreglar el entuerto porque sabe que se trata de un error. Tesa intenta calmar a Miguel pero al no conseguirlo, opta por esbozar su sonrisa más profesional y le deja con la palabra en la boca. 

Pasan los días y Tesa sigue con su rutina habitual, hasta que la llaman de Recursos Humanos y acaba de patitas en la calle. Pasado el shock inicial, Tesa decide hacer las maletas y mudarse a Boston. Pero la mala suerte parece perseguirla y acaba compartiendo avión con Miguel, que por cosas del destino, también va a pasar en Boston una temporada. Después de esta primera toma de contacto aérea, sus futuros se entrelazan y tal vez sus corazones...

La novela es cortita y se lee en un periquete. De esto a que me haya gustado, lamento decir que no. Al principio, me llamó la atención la forma de expresarse de la autora. La encontraba divertida y refrescante pero a medida que iba pasando páginas, la trama empezó a perder fuerza por decirlo finamente. Me ha resultado flojísima la relación que se establece entre Tesa y Miguel. Ese reencuentro en el avión, esos pensamientos que asaltan a Tesa de vez en cuando, ese carácter bipolar de Miguel, ese amor bostoniano tan fulminante... no sé, creo que a simple vista es todo muy enrevesado para crear algo de emoción pero en realidad, esa emoción dura menos que un suspiro. Tampoco me ha gustado, y ya por manía mía, que la narración sea en primera persona.

La presencia de personajes secundarios del estilo de Simone y María, han aportado al argumento un poco de gracia y salero.

LILIAN

viernes, 30 de marzo de 2018

Feliz cumpleaños, de Danielle Steel

PUEDE CONTENER SPOILERS

"Valerie Wyatt es la reina de la elegancia y el buen gusto. Desde que se divorció, hace ya algún tiempo, ha trabajado duro para convertirse en una célebre decoradora. Ahora tiene su propio programa de televisión y parece que las cosas no podrían irle mejor. No obstante, ni la fama ni el dinero ni su físico de infarto son suficientes para contrarrestar una verdad aterradora: pronto tendrá sesenta años. El destino quiso que ella y su hija compartieran fecha de cumpleaños. A punto de cumplir los treinta, April ha llegado a la cima profesional. Es propietaria y chef de uno de los mejores restaurantes de la ciudad, situado en el fabuloso Downtown. Pero está tan centrada en el trabajo que no tiene tiempo para nada más. Madre e hija no tardarán en aprender que el éxito no es la clave de la felicidad y que los mejores regalos que brinda la vida siempre llegan por sorpresa..."

Cuando una se pone a leer un libro de Danielle Steel sabe que, le guste o no el argumento, se va a encontrar con los mismos tópicos: Maridos-esposas perfectos que luego no lo son tanto (o simplemente desaparecen del mapa dejando atrás viudas/os), hijos que vienen o que nunca llegan o maduritas/os interesantes que pronto son alcanzados por Cupido y su vida se vuelve de color de rosa, eso sí, una vez solventados todos los problemas que el día a día va planteando. En fin, centrándome en Feliz cumpleaños tengo que decir que es un libro que me ha gustado mucho pero no es una excepción en el universo Steel. Aun así, he disfrutado y lo recomiendo.

La novela plantea tantos frentes amorosos, que no sé si voy a salir airosa... Y cuando digo amorosos, no sólo me refiero al amor que florece en un romance, sino también, al amor entre los miembros de la familia Wyatt y al amor-obsesión que sienten algunas personas por su trabajo. 

Valerie y Jack, son dos obsesos laborales. Llevan muchos años en el top ten de sus respectivas carreras. Llegaron arriba por méritos propios y han sabido mantenerse. Ganan dinero a espuertas pero su vida personal es muy pobre. Valerie es una maestra de la decoración, las bodas y el saber estar. Ha escrito libros al respecto, protagoniza un programa de televisión de máxima audiencia e incluso ha organizado tres bodas en la Casa Blanca. Pero hay algo en lo que no puede ganar, ni pinchándose cuatro inyecciones de botox al año. Es 1 de noviembre y cumple sesenta años pero aparenta diez menos. Por su parte, Jack también cumple cincuenta años el 1 de noviembre y mientras Valerie invierte su tiempo en un echador de cartas, Jack tiene que ir al hospital porque ya no está hecho un chaval. La noche anterior, disfrazado de Superman -en una fiesta de Halloween- ligó en la barra de un bar con una veinteañera vestida de Catwoman. Y no es que Jack no esté en buena forma pero el sexo acrobático le ha traído una hernia de disco. Antiguo jugador profesional de fútbol americano es una leyenda en lo suyo y un as como comentarista televisivo. 

Tanto Jack como Valerie trabajan para la misma cadena de televisión. Se conocen de vista pero poco más. Un buen día, un grupo terrorista palestino entra el edificio y toma como rehenes a media plantilla. Jack se lleva un balazo por proteger con su cuerpo a Valerie y acaba directamente en el hospital (esta vez de forma honrosa). Valerie siente que está en deuda con él. Ha nacido un vínculo que les lleva pronto a una amistad verdadera. Imagino que Jack entre la hernia y el susto de ver la muerte de cerca, está más que predispuesto a dejarse de correrías y dejar su corazón abierto. Y por un hueco, se cuela Valerie. 

El mundo de April y Mike es el gastronómico. Mike trabaja como crítico para un periódico y April regenta uno de los mejores restaurantes de Nueva York. Las cosas no empiezan bien entre ellos. Mike acude al restaurante de April y aunque cree que la comida es buena, le parece que es demasiado simple. April quiere mostrarle su buena carta de vinos y cata tras cata, acaban retozando en el piso de arriba. Mike que sabe distinguir el trabajo del placer, realiza una mala crítica y el orgullo como chef de April se resiente. 

Es 1 de noviembre y April cumple treinta años. Este cumpleaños no va a olvidarlo nunca porque la cigüeña la ha echado el ojo. Han pasado dos meses desde su escarceo con Mike Steinman y no ha vuelto a verle (ni ganas). April decide seguir adelante con el embarazo pero en los planes de Mike, no entra tener un hijo. Huye despavorido cuando se entera pero acaba por volver, quiere intentar ser un buen padre aunque no tenga ningún lazo previo con la madre de la criatura. 

Las relaciones madre-hija suelen ser complejas por un motivo u otro. Valerie y April no se llevan mal porque están tan absorbidas por sus respectivos trabajos que no tienen tiempo para discutir. Se quieren en la distancia. Comen juntas de vez en cuando y pasan un buen rato. Sin embargo con su padre, April parece más cercana. Hace años que el matrimonio Wyatt se rompió pero todo el mundo es muy educado y respetuoso. Pat Wyatt lleva veinte años casado con otra y tiene dos hijas ya creciditas que se apuntan a las veladas familiares con April. Resulta todo tan idílico que no parece de este mundo. 

Otra cosa que me ha gustado mucho es que la autora no descuida ninguna de las dos historias. Tanto la del amor maduro como la que tiene pañales de por medio, tienen mucho encanto. Es muy bonito ver cómo Valerie y Jack, pasan de la amistad al amor o cómo Mike es capaz de superar su pavor a tener un hijo y encima siendo la madre casi una desconocida. Sientes sus remordimientos por haber hecho una mala crítica de la labor de April. Se ha dado cuenta de que April es una chef excelente y que cada cliente es un mundo. Mike admira a April por su trabajo, por la valentía de seguir adelante con su bebé en un mundo de locos y cae pronto en las redes del amor.

LILIAN

jueves, 29 de marzo de 2018

No me olvides (Un beso de adiós), de Marguerite Kaye

PUEDE CONTENER SPOILERS

El harlequin se compone de tres romances independientes pero relacionados ligeramente entre sí. Son todos tan bonitos, que no sabría decir cuál es mi favorito. Desde luego, Marguerite Kaye lo ha bordado. La Primera Guerra Mundial se desarrolló en Europa y domina la ambientación de todas las tramas, desde su comienzo el 28 de julio de 1914 hasta que Alemania pide el armisticio el 11 de noviembre de 1918. Durante los cuatro años que duró la Gran Guerra, se perdieron más de nueve millones de vidas.

La novela se llama No me olvides y a su vez, está compuesta por estos títulos: 

1.- UN BESO DE ADIÓS protagonizada por Flora Carmichael y Geraint Casell. El argumento gira en torno a los primeros meses del comienzo de la Gran Guerra (año 1914)

2.- QUERIDÍSIMA SYLVIE protagonizada por Sylvie Renaud y Robbie Carmichael que luchan por su amor en plena contienda bélica (año 1916)

3.- CONMIGO PARA SIEMPRE protagonizada por Sheila Fraser y Luc Durand. En el año 1918 finaliza la guerra y esta novela es un homenaje a todas las personas que sobrevivieron y ayudaron a construir un mundo nuevo, partiendo de cenizas 

Como curiosidad, contaros que el nombre elegido por la autora para el libro (No me olvides-Never forget me) es también el nombre de una flor aunque escrito de otra forma. En el lenguaje de las flores, los nomeolvides significan el amor sincero, pero también la inquietud de no ser correspondido. Si son de color azul, además significa el recordatorio de la fidelidad, de la promesa de no olvidar a la persona amada.


1.- UN BESO DE ADIÓS 1914

Tengo debilidad por Escocia en general y las Tierras Altas, en particular. Por tanto, me ha vuelto loca que la acción de Un beso de adiós discurra gran parte en un castillo escocés y sus alrededores. Glen Massan es el hogar de los Carmichael, una familia adinerada compuesta por el laird, su esposa y sus tres hijos (Robbie el empresario, Flora la dama florero y Alex el benjamín soñador).

Corre el año 1914 y la Primera Guerra Mundial ha estallado en toda Europa. Flora Carmichael tiene veintitrés años y muchas ganas de hacer algo con su vida. Es la única de sus hermanos que vive con sus padres y cuando el ejército les envía una orden de requiso para que sus soldados "ocupen" Glen Massan, se ofrece voluntaria para tratar con ellos. Los Carmichael son conscientes de que todo el mundo debe hacer sacrificios en estos tiempos pero no deja de ser un shock tener que trasladarse a la casa del jardín y ver cómo salen sus pertenencias del castillo. 

El cabo Geraint Casell es el oficial encargado de poner en práctica el requiso de Glen Massan. Pertenece al Cuerpo de los Reales Fusileros Galeses. No mira con buenos ojos a Flora. La considera una niña rica y ociosa aunque no deja de reconocer su belleza. A medida que pasan los días, Geraint deja de lado sus ideas preconcebidas y empieza a encontrar simpática a la señorita. Flora y Geraint, pronto empiezan a intercambiar confidencias. Flora confiesa que le gustaría seguir los pasos de su mejor amiga y doncella, Sheila Fraser, que pronto viajará a Francia para incorporarse como sanitaria voluntaria en un hospital del ejército y Geraint le cuenta el porqué dejó atrás su Gales natal y su trabajo como minero. 

Entre excursiones y trabajo, surge el amor entre estas dos personas tan distintas. Geraint intenta resistirse a la bella pelirroja y frenar sus ideas sobre la diferencia de clases pero la sencillez de Flora logra envolverle. Un buen día, la guerra llama a su puerta y Geraint debe partir hacia un campo de entrenamiento para luego viajar a Francia. Se acabó su pequeño paraíso escocés, lejos de la muerte y la desolación. Los amantes deben separarse y ha llegado el momento de tomar unas cuantas decisiones. Geraint permanece firme en sus convicciones y sufres (durante muy pocas páginas pero lo haces). De hecho te dan ganas de alargar el brazo y darle un meneo para que espabile. 

El estilo de Marguerite Kaye es muy fluido y natural. Debido a ello, conectas inmediatamente con todos los personajes. Empiezas leyendo una novela y al poco crees que que todo ha sucedido realmente. Flora y Geraint cobran vida para ti y no puedes dejar de leer. Es en este punto, cuando reflexiono y me doy cuenta de que voy haciéndome mayor... Les doblo la edad y he empatizado tanto con los personajes que les daría mil consejos. Es más, creo que me cuadraría como un general, cogería por banda a Geraint y le diría: ¡¡Adelante, vive el momento!! ¡¡Mañana puede ser tarde!! Flora es más decidida pero no deja de ser una dama de principios del siglo XX y no estaría bien visto, así que, en mi descarga os diré que no me ha quedado más remedio que imaginar que soy yo la que le he hecho entrar en razón jajaja

Conservaré esta novelita en mi estantería hasta que se caigan las hojas pero no puedo dejar de decir, la fea impresión que me ha dado la multitud de errores ortográficos que contiene. El primero lo pasé, el segundo me sorprendió pero ya el tercero y sucesivos son intolerables. Aun así, para quitarme ese regusto amargo que podía estropearme un novelón, decidí no ponerme fina y cerrar los ojos. 

Mi puntuación es 5/5

LILIAN

miércoles, 28 de marzo de 2018

No me olvides (Queridísima Sylvie), de Marguerite Kaye

PUEDE CONTENER SPOILERS

El harlequin se compone de tres romances independientes pero relacionados ligeramente entre sí. Son todos tan bonitos, que no sabría decir cuál es mi favorito. Desde luego, Marguerite Kaye lo ha bordado. La Primera Guerra Mundial se desarrolló en Europa y domina la ambientación de todas las tramas, desde su comienzo el 28 de julio de 1914 hasta que Alemania pide el armisticio el 11 de noviembre de 1918. Durante los cuatro años que duró la Gran Guerra, se perdieron más de nueve millones de vidas.

La novela se llama No me olvides y a su vez, está compuesta por estos títulos: 

1.- UN BESO DE ADIÓS protagonizada por Flora Carmichael y Geraint Casell. El argumento gira en torno a los primeros meses del comienzo de la Gran Guerra (año 1914)

2.- QUERIDÍSIMA SYLVIE protagonizada por Sylvie Renaud y Robbie Carmichael que luchan por su amor en plena contienda bélica (año 1916)

3.- CONMIGO PARA SIEMPRE protagonizada por Sheila Fraser y Luc Durand. En el año 1918 finaliza la guerra y esta novela es un homenaje a todas las personas que sobrevivieron y ayudaron a construir un mundo nuevo, partiendo de cenizas 

Como curiosidad, contaros que el nombre elegido por la autora para el libro (No me olvides-Never forget me) es también el nombre de una flor aunque escrito de otra forma. En el lenguaje de las flores, los nomeolvides significan el amor sincero, pero también la inquietud de no ser correspondido. Si son de color azul, además significa el recordatorio de la fidelidad, de la promesa de no olvidar a la persona amada.


2.- QUERIDÍSIMA SYLVIE 1916

Robbie Carmichael se ha criado en un castillo escocés, en el seno de las Tierras Altas. Antes de que el mundo se volviera loco y estallara la Gran Guerra, vivía en Londres y se dedicaba a comerciar con vinos. Lejos queda ya esa vida. Ahora no es el hijo mayor del laird de Glen Massan, es el capitán Carmichael del batallón de Argyllshire. La guerra que esperaban que no llegara a Navidad, ha alcanzado el año 1916. Han sido dos años de batallas ganadas y perdidas que no han llevado a ningún sitio. Robbie no está cómodo, le molesta la cicatriz que surca su cabeza. Acaba de salir del hospital y debe incorporarse de nuevo al frente en apenas dos días. Se encuentra en París, en un bar, intentando olvidarse de todo con ayuda de una copa de vino. Está preocupado por su hermano pequeño, Alex.

Sylvie Renaud trabaja de camarera en un local nocturno. En el extremo de la barra, un hombre la mira fijamente y ella le devuelve la mirada. Siente su desamparo y sin dudarlo, se acerca a él. Intercambian unas cuantas palabras y comienzan a bailar. Pieza tras pieza, bailan al ritmo de la música y cuando ésta se para, continúan abrazados. Se sienten a gusto uno en brazos del otro y la guerra provoca que apures cada día como si fuera el último. Sylvie, toma una decisión repentina e invita a Robbie a su apartamento. Una vez allí, no se andan con chiquitas y disfrutan de lo lindo. Al amanecer, el encanto parece romperse y la despedida es fría. A la mañana siguiente, Robbie acude de nuevo al apartamento porque necesita hablar con Sylvie. Le da vergüenza haberse dejado llevar por la pasión, como un animal. No le da tiempo a dar demasiadas explicaciones porque en tres minutos, acaban en posición horizontal. La despedida esta vez es más cálida. 

Esta parte del harlequin es casi la que más me gusta. La historia entre Sylvie y Robbie pasa a ser epistolar. Carta a carta, palabra a palabra, empiezan a desnudar sus sentimientos y sus más hondos miedos. De vez en cuando, entre estas cartas se cuela alguna de la madre de Robbie o las de pésame que dirige el capitán Robert Carmichael a los familiares de los hombres caídos bajo su mando. 

Llega enero de 1917. Tras varios permisos cancelados y después de más de dos meses sin verse, Robbie se reencuentra con Sylvie. Apenas disponen de unas horas y la conversación dista mucho de ser la de un par de enamorados pero es obvio que entre ambos ha surgido algo. Después el intercambio de cartas prosigue y en marzo, a Robbie le dan un permiso de dos días. ¿Será este tercer encuentro el decisivo? 

Es curioso, no hace mucho tiempo posteaba en el foro sobre que no me gustaban los argumentos donde se recreaba una guerra, salvo que ésta fuese la de Secesión Americana. Y ahora resulta que tropiezo con Queridísima Sylvie y acabo entregada. La verdad es que la autora pasa de soslayo por las tristezas y se centra en las vivencias de la pareja protagonista. No aparece ningún personaje de la novela anterior, Un beso de adiós. Robbie apenas hace un comentario sobre su hermana Flora aunque escribe a su hermano Alex y recibe alguna carta de su madre.

Sylvie odia la guerra y a los soldados, vistan el uniforme que vistan. La muerte de sus padres, la ha dejado marcada. No entiende las guerras ni el porqué Robbie se alistó voluntario en el ejército. Como ya he dicho antes, me fascina el intercambio de cartas pero la escena que más me ha gustado ha sido cuando se reencuentran Sylvie y Robbie y estás esperando que se coman a besos o que aprovechen el tiempo en el apartamento. Y lo que de verdad ocurre es que la conversación se pone profunda y Sylvie parece rendirse a la evidencia: Se ha enamorado de un soldado. Robbie, por su parte, le escribe una carta donde admite que sus manos siempre estarán manchadas de sangre porque su trabajo es matar al enemigo. Sylvie por fin comprende, que matar no es plato de gusto para nadie. Después de esta reflexión, Sylvie parece despertar e incluso empieza a ejercer de nuevo como maestra de forma altruista (después de la muerte de su padre, director de una escuela local, Sylvie renunció a su profesión) y también intenta reconciliarse con su hermano (un hombre de Dios que se alistó voluntariamente en el ejército, tras la muerte de sus padres).

De las tres historias que componen No me olvides, Queridísima Sylvie es la que contiene más escenas hot y tengo que decir, que están muy bien escritas. 

Terminaré la crítica diciendo que cuando acabé de leer Queridísima Sylvie, me quedé un poquito preocupada pensando en Sheila y Luc. No sabía si serían capaces de estar a la altura, si podrían dar la talla frente a Flora y Geraint o Sylvie y Robbie. Afortunadamente, la dieron y conservaré este harlequin como oro en paño. 

Mi puntuación es 5/5

LILIAN

martes, 27 de marzo de 2018

No me olvides (Conmigo para siempre), de Marguerite Kaye

El harlequin se compone de tres romances independientes pero relacionados ligeramente entre sí. Son todos tan bonitos, que no sabría decir cuál es mi favorito. Desde luego, Marguerite Kaye lo ha bordado. La Primera Guerra Mundial se desarrolló en Europa y domina la ambientación de todas las tramas, desde su comienzo el 28 de julio de 1914 hasta que Alemania pide el armisticio el 11 de noviembre de 1918. Durante los cuatro años que duró la Gran Guerra, se perdieron más de nueve millones de vidas.

La novela se llama No me olvides y a su vez, está compuesta por estos títulos: 

1.- UN BESO DE ADIÓS protagonizada por Flora Carmichael y Geraint Casell. El argumento gira en torno a los primeros meses del comienzo de la Gran Guerra (año 1914)

2.- QUERIDÍSIMA SYLVIE protagonizada por Sylvie Renaud y Robbie Carmichael que luchan por su amor en plena contienda bélica (año 1916)

3.- CONMIGO PARA SIEMPRE protagonizada por Sheila Fraser y Luc Durand. En el año 1918 finaliza la guerra y esta novela es un homenaje a todas las personas que sobrevivieron y ayudaron a construir un mundo nuevo, partiendo de cenizas 

Como curiosidad, contaros que el nombre elegido por la autora para el libro (No me olvides-Never forget me) es también el nombre de una flor aunque escrito de otra forma. En el lenguaje de las flores, los nomeolvides significan el amor sincero, pero también la inquietud de no ser correspondido. Si son de color azul, además significa el recordatorio de la fidelidad, de la promesa de no olvidar a la persona amada.


3.- CONMIGO PARA SIEMPRE 1918

Las campanas llevaban diez horas repicando. Tenían motivos para estar alegres: Después de más de cuatro años, la guerra llegaba a su fin. Ese 11 de noviembre de 1918, en la calle de aquel pueblo francés, el jolgorio era evidente. Sheila Fraser no era ajena a toda esa algarabía. Bailaba y bailaba, con cada soldado que se lo pedía. Entre vuelta y vuelta, sus ojos tropiezan con un alto oficial de aspecto rudo y casi sin darse cuenta, está bailando entre sus brazos. Sheila disfruta del momento, es el Día del Armisticio. 

Luc Durand, reputado cirujano fránces, se encuentra contemplando la celebración espontánea que está teniendo lugar en la plaza de Boulogne. Su mirada se posa en una joven rubia, guapísima, con el uniforme de las sanitarias voluntarias británicas. Le pide un baile y no puede evitar besarla. Sheila no le rechaza, los latidos de su corazón se han disparado y pide al extraño otro beso. 

Sheila y Luc, se dirigen rápidamente a la habitación que tiene Luc alquilada y en menos de dos minutos, la ropa vuela por los aires. Ambos llevan más de tres años de abstinencia. Cuando se enfrían los ánimos, Sheila está mortificada y sale huyendo en dirección al hospital. 

Los meses pasan y llega marzo de 1919. Sheila ha regresado a Escocia, a sus amadas Tierras Altas. Ya no es una de las doncellas de Glen Massan, la casa familiar de los Carmichael, aunque siempre será la mejor amiga de Flora (protagonista de Un beso de adiós). Glen Massan, señorial como siempre, sigue en pie y en los últimos tiempos ha sido reconvertida en un hospital para combatientes. 

Los Carmichael están incluidos en el Universo infinito de familias que han perdido a uno de sus miembros en la guerra. Tienen que aprender a seguir adelante tras la muerte de Alex, el benjamín, fallecido en acto de servicio un mes antes de que terminara la pesadilla. Robbie, el heredero, protagonista de Queridísima Sylvie, ha salido indemne y está intentando rehacer su negocio de vino y Flora, espera ansiosa reunirse con su marido Geraint, al que siempre le quedará una leve cojera. El laird, el patriarca, está destrozado, el mundo que conocía ha desaparecido en estos cuatro años. Cuando el ejército devuelve el castillo a su dueño, Robbie y su padre deciden que continúe su labor hospitalaria en homenaje a Alex. La propiedad de Glen Massan, dejará de pertenecer a lord Carmichael y será traspasada a una junta. Será un hospital militar con financiación privada y ayudará a los soldados que lo necesiten.

Sheila espera con ansia que el cirujano en jefe del hospital tome posesión de su cargo y la acepte como enfermera. Flora ha conseguido que los miembros de la junta creen un puesto para ella, pero no son ellos los que tienen la última palabra. Y es que a pesar de que Sheila dispone de una gran experiencia, lo cierto es que, no posee titulación alguna. 

En fin, si sumáis dos y dos, ya sabéis la respuesta: ¿Quién dirigirá el hospital? ¿Aceptará el doctor Durand a Sheila en su equipo?

Cada una de las historias que conforman No me olvides, me han aportado algo. Nunca había leído un libro de Marguerite Kaye y desde luego, cómo todos los escriba con tanto arte, seré su devota seguidora. Curioseando por la web de RNR y por Amazon, he visto que lamentablemente esta escritora no dispone de muchos libros traducidos al español (pero sí los suficientes para salir de dudas). Lo que tengo clarísimo es que, me gusten o no sus otros libros, en este, la autora se ha salido. Y no solo en la elaboración de los personajes, la ambientación o en la historia en sí, sino también en las notas aclaratorias del comienzo y del final.

¿Qué decir de esta novela? Creo que en el resumen que he hecho ya he contado demasiadas cosas. Me encantaría que Conmigo para siempre, fuera un punto y seguido para los Carmichael. Sería genial enterarme, pasados unos años, qué tal le fue a Robbie con su empresa de vinos, si lord y lady Carmichael superaron la muerte de su hijo o si se adaptaron a vivir en Londres (o si "aceptaron" al marido de Flora), cómo encaró Flora la nueva vida junto a un marido con el que nunca había convivido (debido a la guerra) o cuantos hijos suman entre todos los protagonistas.

Siempre me han gustado las historias de reencuentros y Conmigo para siempre tiene unos cuantos, que encima han sido muy bien aprovechados. En la relación entre Sheila y Luc, hay pasión. Trabajan muy bien juntos y forman un buen equipo.

Por último, quiero agradecer a la editorial Harlequin el estar al pie del cañón durante tantísimos años. Sin lugar a dudas (haciendo alguna excepción con Catherine Anderson o Lisa Kleypas) los mejores romances, los que más han tocado mi corazón y me han hecho soñar, han sido los plasmados en las pequeñas páginas de un harlequin. 

Mi puntuación es 5/5

LILIAN

lunes, 26 de marzo de 2018

Una rosa en la batalla, de Brenda Joyce

"Alana le Latimer era hija bastarda de un noble y, por esa causa, su poderosa familia, los Comyn, la había olvidado y abandonado. Su abuela la había criado en soledad, y siempre habían vivido a cierta distancia de la guerra de Escocia. Sin embargo, cuando la batalla se acercó a su hogar y se vio obligada a salvar de la muerte a un guerrero enemigo, su vida empezó a correr peligro.

Iain de Islay le había jurado lealtad a Robert Bruce. Una bella mujer lo rescató de la muerte y le arrebató el corazón. Sin embargo, aunque comenzaran un idilio apasionado y prohibido, Alana debía ocultarle su identidad.

Cuando el ejército de Bruce comenzó la destrucción final del condado, Alana tuvo que decidir entre la familia que siempre la había rechazado y el hombre a quien amaba sin poder evitarlo"

Alana le Latimer es hija del hermano pequeño del conde de Buchan y de la viuda Elizabeth le Latimer. Sus padres no estaban casados y Alana, veinte años después, sigue arrastrando el estigma de su ilegitimidad. Se ha criado en el castillo de Brodie junto a su abuela postiza. Todavía no ha encontrado marido porque entre que su tutor no la mira dos veces y que los pretendientes la rehuyen por bruja, no lo tiene nada fácil.

Iain el Fiero, es uno de los mejores lugartenientes de Robert Bruce, rey de Escocia. En cada asedio, la victoria le sonríe. Y es en uno de estos asaltos, cuando Alana ve por primera vez a Iain. Alana tiene visiones del futuro y en una de ellas, entre el fuego, destaca un highlander de pelo oscuro, realizando una hazaña heroica. Cuando la visión se cumple y Alana conoce a Iain, acaba cosiéndole una herida de batalla. Después se separan pero, según el asalto en el que participa Iain, vuelven a encontrarse en diferentes lugares (y no siempre de buen talante). 

¿Logrará Iain perdonar a Alana por no haberle confesado quién es su padre?

El libro se me ha hecho muy pesado de leer. Parece que nunca pasa nada, que todo gira en torno a las visiones de Alana y la toma de los diferentes castillos por parte de Iain. Creo que el tema de las visiones está demasiado explotado. La autora dedica líneas y líneas, a los esfuerzos de Alana por tener alguna y luego cuando aparecen, son decepcionantes.

Tampoco me ha gustado cómo Brenda Joyce ha perfilado a los personajes. No transmiten, ni los buenos por buenos, ni los malos por malos. Alana se pasa todo el libro sufriendo por una familia que nunca ha tenido. No quiere ponerse de parte de Iain y ayudarle, porque piensa que así traicionaría a su padre. Un padre que en sus veinte años de vida, ha ido a verla una vez. Que ha permitido que se críe como una hija ilegítima, sin dinero y dando gracias de que la dejen vivir en el castillo de Brodie (que la pertenece por derecho propio). Luego, cambia de parecer, jura lealtad a Bruce (llevándose Brodie de paso) y acaba jugándose caer en desgracia por gente que no lo merece. 

Y puestos ya a hablar de la química entre Alana e Iain, hasta que no pasas de la mitad del libro, es más bien escasa. Ya sé que debido a las circunstancias de Iain (sitia un castillo, manda quemarlo y parte hacia otro) tienen poco tiempo para estar juntos pero cuando lo consiguen, hay tantas verdades a medias que no son felices. Se podía haber sacado más partido a tanto malentendido. He leído otras novelas en los que los protagonistas chocan y entre tanta tensión, tú solo quieres seguir leyendo.

Mi puntuación es 2/5

LILIAN