lunes, 7 de abril de 2014

Brezo blanco, de Nieves Hidalgo

Desde hace décadas los clanes McDurney y McFeresson han estado enfrentados.
Cuando Josleen McDurney, por evitar una guerra con los McFeresson ayuda a escapar al individuo al que sus guardias han hecho prisionero, no imagina que deja en libertad al hombre que marcará su futuro. Meses más tarde, Josleen emprende un viaje para visitar a su madre, pero jamás llegará a su destino tras ser secuestrada por el laird Kyle McFeresson, su eterno enemigo.
La intención de Kyle es pedir un rescate por Josleen, pero poco a poco la joven conquista su corazón y a él le resulta imposible dejarla marchar.


Josleen es la hermana del laird McDurney, querida por su pueblo se desvive para ayudar a los enfermos y a todo aquel que necesite una mano amiga. A Josleen le da igual si son de su clan o no, por eso no puede permitir que la escolta que la acompaña de vuelta a casa torture a ese pobre guerrero medio borracho y muerto de frío que encuentran en el límite de sus tierras. Josleen, temerosa de que sufra más daño lo ayuda a escapar, sin saber que no es un guerrero cualquiera, sino el laird de su mayor enemigo, el clan McFeresson. Aunque la animadversión entre los dos clanes surgió hace décadas, ambos clanes se siguen hostigando, robando ganado y con pequeñas escaramuzas, hasta que Kyle McFeresson haga algo que Wain McDurney no puede perdonar, secuestrar a su propia hermana.

Tiempo después de liberar a Kyle, Josleen viaja para visitar a su madre y a asistir al parto de la hija de su marido, pero a medio camino son asaltados por un grupo de guerreros McFeresson con su laird a la cabeza. Kyle, que no ha podido olvidar a la joven, se tomará su revancha por todas las afrentas de Wain. Pero Josleen no es una joven tímida o asustadiza, no duda en enfrentarse al propio laird para saber cómo se encuentran sus hombres. La fama de Kyle McFeresson lo pinta como un hombre rudo, despiadado y cruel, pero Josleen podrá comprobar que eso son solo rumores. Es un laird justo que poco a poco va adentrándose en el corazón de la joven. Aunque sea la propia Josleen la que tenga que educar a sus salvajes hermanos menores y hacerle ver lo que las personas más cercanas al poderoso jefe del clan sienten y anhelan. No voy a contar más del argumento, solo diré que un traidor acecha a ambos clanes y no se detendrá ante nada para conseguir alzarse con su objetivo.

Una historia sencilla, ambientada en las Highlands y con escoceses por doquier, y solo puedo decir que lo he pasado genial leyéndola. 
Los protagonistas tienen una química impactante, él parece un bruto de las Highlands pero tocando las cuerdas adecuadas se convierte en un osito. En el fondo Kyle guarda aún mucho dolor por el daño que le hizo una mujer. Hasta que llegue Josleen, una joven que no se deja amedrentar aunque por dentro esté muerta de miedo. Ambos son tercos y valientes, aunque quizá Kyle lo pase un poquito peor hasta que se acostumbra a Josleen, y lo que me he divertido leyendo cómo se ha llevado a cabo esa “convivencia”. En cuanto a los secundarios, además del pequeño Malcom, un niño que poco a poco le roba el corazón a Josleen y al propio lector, me gustaría destacar a Verter, uno de los guardias que acompañan a Josleen, y el que con sus gritos da un punto lleno de humor a la historia, ese hombretón le tenía demasiadas ganas a Kyle.

Unos diálogos fantásticos y unos desencuentros llenos de tensión, en medio de una lucha entre clanes por una afrenta cometida hace décadas ambientado en las idílicas Highlands, con humor, ternura y pasión, yo no podría pedirle más a esta novela. ¡Lo que he disfrutado con ella!

 subir imagenes

domingo, 6 de abril de 2014

Acoso mortal, de Pamela Clare

Javier Corbray ha ha trabajado mucho a lo largo de catorce años para llegar alcanzar el puesto y el reconocimiento que tiene. En este momento dirige a un grupo de SEALs en una misión secreta para dar captura a Abu Nayef Al-Nassar, un líder terrorista de Al Qaeda que se esconde en las montañas de Pakistán. El gobierno de los Estados Unidos quiere capturarlo y juzgarlo por los crímenes cometidos, pero Javier tiene una cuenta personal con él: Al-Nassar secuestró y asesinó a Laura, una afamada periodista con la que Javier vivió un tórrido fin de semana cuando ambos estaban en Dubai. Los dos sabían que si alguien se enteraba de que estaban manteniendo relaciones sexuales sin estar casados, aun cuando fueran extranjeros, se jugaban mucho; pero la atracción, la química y la pasión explosiva surgida entre ellos, era muy superior al riesgo. Sabían que solo tenían tres días para disfrutar el uno del otro y acordaron vivirlos a tope, sin ataduras, sin condiciones: una vez que acabara ese tiempo, cada uno seguiría su camino. Sin embargo, en su fuero interno, los dos tenían intención de volver a contactar con el otro una vez regresaran a su país finalizadas sus correspondientes misiones. Pero todo se truncó. Un par de días más tarde Laura fue secuestrada cuando estaba entrevistando a un grupo de mujeres y contando sus condiciones en el país. Los terroristas mataron a todo el equipo de televisión mientras la cámara seguía rodando… Así fue como Javier supo lo que le ocurrió a Laura. Al-Nassar reivindicó el secuestro y el posterior asesinato de la exitosa y reconocida periodista.

Con la satisfacción de haber dado con Al-Nassar, haberle capturado vivo y la imperiosa necesidad de salir corriendo del lugar en el que han llevado a cabo su misión puesto que está minado de terroristas, Javier regresa a la carrera al helicóptero que le espera para salir a contrarreloj de allí. Pero una voz a su espalda hace que se detenga: “ayúdeme, yo soy americana también”. Y así es como rescata a la mujer que creía muerta desde hacía 18 meses.

Adoro a Pamela Clare. Me encanta Pamela Clare. Incluso en los libros suyos en los que me quejo del exceso de sexo porque no lo considero necesario, me quito el sombrero ante su escritura, ante su narración fantástica, ante las historias que cuenta, ante los personajes que crea y, sobre todo, por encima de todo, ante la periodista comprometida que hallo en muchas de sus novelas.

Acoso mortal es, desde mi punto de vista, una historia increíble que toca la cabeza, el corazón y el alma. Creo que es una de las novelas en las que la autora ha puesto más de sí misma… al menos a mí me ha llegado y emocionado mucho más profundamente que ninguna otra suya.

Me encantaría destriparos el libro y ponerme punto por punto a contaros por qué me ha gustado tanto. Cómo me gustaría deciros por lo que ha pasado Laura a lo largo de estos dieciocho meses, lo que ha padecido y cómo de destrozada y anulada psicológicamente está. Me tiraría horas contándoos cuánto he empatizado con ella, cómo he sufrido con su historia, cuánto he comprendido sus miedos, su angustia, su decisión de aislamiento social y cómo he admirado su fortaleza, su valentía, su determinación.

Ay, y cómo disfrutaría hablándoos largo y tendido de Javier, un hombre que arrastra una dolorosa y pesada carga en su corazón y en su alma. Un SEAL aguerrido, serio, formal, valiente, deliciosamente tierno, sensual, protector y más sexy que el pecado. Un hombre que no pudo hacer nada por Laura cuando la secuestraron, pero que ahora que ella vuelve a verse en peligro después de declarar en el juicio de Al-Nassar, está dispuesto a dar su vida para protegerla.

Si ya de por sí estos dos protagonistas son extraordinarios por separado, juntos resultan una pareja fantástica y muy especial. Hay una historia corta y erótica que cuenta el fin de semana que vivieron los dos en Dubai (First Strike). Yo no la he leído, pero tampoco creo que sea necesario haberlo hecho para sentir la clase de relación que tienen, la química que destilan, el amor que se profesan. Sin embargo, el tiempo que pasaron juntos de entonces y el que comparten ahora no tiene nada que ver. Laura ya no es la mujer desinhibida y segura de sí misma, ahora es un ser dolorosamente herido y con un secreto que no puede confesar. Javier con una fortaleza y una ternura infinita, devolverá a Laura las ganas de vivir de nuevo.

Como en las últimas novelas de Pamela Clare, esta también cuenta con incendiarias escenas de sexo, solo que en este caso me han parecido tan buenas, tan tiernas, tan acordes a la historia, tan necesarias a la trama y tan bien narradas, que no le pongo ni media pega, todo lo contrario.

Esta novela es mucho más que la preciosa historia de amor de Laura y Javier. Está llena de matices, de peligro y excelente suspense. Habla de terrorismo, de amenazas, de juicios rápidos sin constatar, de prejuicios sociales, culturales, raciales. De trastornos emocionales. De venganza. De buenos amigos. De tomar durísimas, desgarradoras y muy valientes decisiones… Esta novela es una lectura maravillosa que os recomiendo encarecidamente.

Creo que se nota que me ha encantado.


 

domingo, 23 de marzo de 2014

Noche de Tentación, de Érika Gael

¿Y yo por dónde empiezo a explicar todo lo que esta nueva novela de Érika Gael me ha hecho sentir?

Es difícil hablar de un libro sin desvelar nada de la trama, pero es que no quisiera contar ni siquiera un poquito porque me gustaría mucho que todo aquel que lea la novela se dé de sopetón con lo que hay y se sorprenda y se emocione como yo.

Digamos, como ya lo hace la sinopsis, que esta es una historia de amor de segundas oportunidades. Pero no es una historia de amor cualquiera, sino la que se da entre un ángel y un demonio. Una historia de amor y odio, de rencor, desconfianza, traición y malentendidos que viene durando ya 6000 años.

Hace falta escribir tan estupendamente como solo Érika sabe hacerlo, para conseguir que casi 400 páginas de novela se conviertan en la necesidad perentoria de bebértelas sin apenas respirar. La imposibilidad (por las obligaciones, obviamente) de poder leer la novela del tirón, me obligaron a dejar el libro bien entrada la madrugada. Mi primer pensamiento según abrí los ojos a la mañana siguiente, fue para él. Algo así solo me pasa con novelas que son fantásticas y que me obsesionan de tal forma con su historia, con saber cómo sigue, con saber cómo acaba, que no hay manera de quitármelas de la cabeza.

Cualquiera que haya leído una novela de Érika Gael, asegurará, como lo hago yo, que desborda imaginación. Pero su mayor logro, su mayor don en cuanto a su capacidad para fabricar ilusiones se refiere, es que consigue hacer verosímil el mundo que crea. No debería haberme pillado de sorpresa, pues con Noche de Mardi Gras ya lo viví, sin embargo, en Noche de Tentación otra vez ha vuelto a dejarme con la boca abierta.

En cuanto a sus protagonistas, os cuento que Angélica es un ángel, claro, pero es también una mujer. Una mujer con su fuerza y sus debilidades, con sus sueños y sus anhelos, y con un corazón roto y vacío a fuerza de traición y desconfianza. Una mujer que amó con la inocencia de una niña y que con la confianza de una criatura, se dejó convencer cuando le contaron que su amor la engañó. Una mujer a la que le cortaron las alas sin darle opción a decidir ni pensar por sí misma. Angélica es, por tanto, buena y dulce, sensata y tranquila, formal, confiada y responsable y nunca, nunca, nunca se salta las normas establecidas.

Asmodeus es... Asmodeus es un diablo, uno de los ángeles caídos. Pero también es el hombre que estuvo enamorado hasta el tuétano de una fría y calculadora mujer que no solo le engañó a él, sino que también lo hizo con todos sus compañeros. Asmodeus sufrió desgarradoramente no solo por la traición de Angélica, sino por la crueldad a la que se vio sometido cuando fue expulsado de su hogar. Y está muy dolido y muy cabreado y muy amargado, y ni quiere ni puede ni le da la gana perdonar. Ni olvidar.

Angélica tiene que cumplir una misión en la tierra, en París, para ser más exactos. Asmodeus, que está hasta el tridente del Infierno, decide darse un garbeo por París... precisamente.

Y en París, una ciudad que adoro y que con solo decir su nombre se me calienta el alma, transcurre esta apasionada, trepidante y emocionante novela confeccionada con sensibilidad, inteligencia y mimo. Un libro cargado de matices en el que hay momentos que no puedes por menos que echarte a reír porque tiene unos golpes brillantes, y ocasiones en las que el corazón se sobrecoge de dolor y angustia. Un escenario fantástico para contar la historia de un amor apasionado, ardiente, impetuoso, arrollador.

Los diálogos entre la pareja son buenísimos y los momentos íntimos... los momentos íntimos... Asmodeus es el pecado de la lujuria, así que, ¿vosotras qué pensáis? Pues imaginad lo que queráis y seguro que os quedáis cortas. ¡Alucinantes!

Mención especial a la ambientación, al París en el que transcurre la historia, a esa documentación exhaustiva que sin duda ha tenido que realizar la autora, porque leyendo la novela te das cuenta de que no ha dejado nada al azar. Porque el París que nos enseña no es el convencional. Incluso el Sena tiene su merecido, dulce y romántico protagonismo.

Y matrícula de honor para la forma en la que está estructurada la novela, la manera en la que está planteada para contar el ayer, el antes y el ahora de cada uno de los protagonistas y de los dos juntos. Por la valentía de elegir al malo de la novela (¡qué genial y qué buena la explicación del por qué!). Por escribir como los ángeles, por mimar el lenguaje, por respetarlo, por cuidar hasta el último detalle y hacerlo tan maravillosamente bien.

Me pasó con Noche de Mardi Gras y me ha vuelto a pasar con Noche de Tentación. Me he quedado enganchada al Infierno y a sus Príncipes, y suplico a su autora (a la que también estoy enganchada sin remedio) que nos cuente más de ellos.

¡Estupenda novela!

 

viernes, 21 de marzo de 2014

A un beso del pasado, Ana F. Malory

Una chica de hoy en día con ropas de otra época...

Elaine está entusiasmada porque su mejor amiga va a celebrar su fiesta de compromiso y los invitados deberán asistir ataviados de época. Será una noche maravillosa: trajes elegantes, vestidos deslumbrantes y la compañía de Harry. Un plan estupendo...

Lo que prometía ser una velada perfecta termina convirtiéndose en una pesadilla. Harry le ha dado plantón y en su lugar, para que la acompañe, ha enviado a John... al que Elaine detesta profundamente.

Es arriesgado pedir un deseo porque se puede hacer realidad...

Descubrir el motivo por el que Harry no ha ido a recogerla ni se ha presentado a la cena, termina estropeándole la fiesta y haciéndole ansiar estar en cualquier otro lugar y encontrar a un hombre al que realmente merezca la pena amar.

Una alineación planetaria, los anhelos de una joven decepcionada, un oportuno y maravilloso beso y un viaje para dos a través del tiempo será el inicio de una apasionante aventura.

A un beso del pasado es la tercera novela publicada en la Selección RNR de B de Books. No encuentro las palabras para describir el cúmulo de sensaciones que me ha transmitido esta novela. Ya de por sí tienía todos los ingredientes para gustarme porque me encantan los viajes en el tiempo... pero es que, además, posee una trama tan original que me ha dejado encantada. Nunca había leído una novela romántica de viajes en el tiempo en la que se transporte al pasado la pareja protagonista. Y tampoco había leído ninguna en la que viajasen a esta época y lugar de la historia.

Lo que más destaco por encima de todo es la química tan especial que tienen Elaine y John, hacía muchísimo que no me encontraba con este tipo de relación en la que los dos se pasan todo el rato discutiendo, y haciéndonos reír, pero en cada una de sus discusiones se palpa esa atracción sexual que hay entre ambos. Es brutal, es apasionante, es una explosión de sentimientos lo que desprenden Elaine y John cada vez que están cerca el uno del otro.

John es de los pocos protagonistas masculinos que ha conseguido cautivarme por completo. Es tan, tan... irónico e imperfecto que resulta magnífico. Es... lo más. Me encanta. Y Elaine no se queda atrás, es una mujer normal y corriente, tan bien descrita que seguro que más de una se sentirá identificada con ella. John la saca de sus casillas, y yo no he podido evitar soltar más de tres y cuatro carcajadas con las disputas de estos dos tortolitos. He disfrutado como nunca con sus diálogos, rápidos, frescos, inteligentes y divertidos a más no poder.

Las escenas de amor entre ellos me han puesto la piel de gallina. Son perfectas y tan sensuales que os robarán el aliento. Son de esas que te dejan mariposas en el estómago y que además de ardientes, sexys y pasionales desprenden amor por todas partes.

El secundario que más me ha gustado es Amelia Compton, es una mujer de armas tomar muy importante para el desarrollo de la novela. Con este gran personaje he reído y he llorado de emoción. Me pirra su modo de ver la vida, su pasión por el mundo del esoterismo, y su sagaz inteligencia. Y creo que nunca he llorado tanto de emoción con un epílogo de una novela como el que nos brinda esta fabulosa mujer.

Un diez para Ana F. Malory es quedarse corta. Creo que con esta novela se ha destapado una escritora que apuntaba maneras hasta el momento y que va a convertirse, en mi opinión, en una de las autoras imprescindibles del panorama de la novela romántica en español. Presiento que Ana F. Malory ha encontrado su lugar, ha sabido sacar todo el potencial que tenía escondido hasta ahora y nos va a deleitar con un montón de buenísimas novelas en adelante.

Con deciros que la he leído ya tres veces, y todavía me he quedado con esa cosilla de volver a cogerla por banda... Creo que os va a encantar. Creo que vais a reír, a vivir aventuras, a emocionaros y a suspirar de amor cuando la leáis. Es preciosa. Este libro merece estar en un lugar destacado de mi estantería, merece estar en papel. Es la mejor novela romántica de viajes en el tiempo que he leído en los últimos años.

   
---------------------------------------------------------------------------------------

La mejor amiga de Ely, Charlotte, ha organizado una fiesta con motivo de su boda. Pero no es una fiesta cualquiera, no, en esta, por el imperativo deseo de la futura contrayente, hay que ir vestidos de época. La anfitriona ha dado instrucciones precisas y todos los invitados tienen que cumplirlas. Y, es que, tanto Charlotte como Ely son unas apasionadas de la época victoriana y todo lo que evoque aquellos años.

Ely está entusiasmada con el atuendo que va a llevar. Lo tiene todo preparado y no le falta un detalle. Además, está emocionada porque Harry, un amigo del novio de Charlotte, será su pareja en el evento. La recogerá en su casa, la llevará en su coche, se sentará a su lado en la cena y... bueno, que Harry le gusta mucho, así que a lo mejor hay suerte y ese amor sincero con el que sueña, se puede hacer realidad.

Pero Harry la deja plantada y en su lugar manda a John, otro amigo del novio con el que Ely no se lleva precisamente nada bien... vamos, que se lleva fatal. Sin embargo, por aquello de tener la fiesta en paz, deciden aparcar por unas horas la ojeriza que sienten el uno por el otro.

Se supone que Harry tiene que llegar de un momento a otro, pero no solo no llega sino que a Ely le da un soberano disgusto y por su culpa... Por su culpa las vidas de Ely y John dan cien vueltas de campana.

Lo primero que me gustaría decir es que me ha encantado la forma de escribir de Ana F. Malory. Y es que el ritmo y el lenguaje con el que ha confeccionado esta historia han tenido mucho que ver para que la novela me haya gustado tanto.

Adoro los viajes en el tiempo. Si me dieran a elegir una temática esta iría a la cabeza con toda seguridad . Así que si os digo que con A un beso del pasado he disfrutado como una niña chica, seguro que os lo creéis. Y es que no es solo que los protagonistas, los dos juntitos (¡qué original!), viajen en el tiempo, es que la novela, por las personalidades de Ely y John y por el tipo de historia que ha inventado Ana, es ágil, es divertida, tiene unos diálogos muy buenos y unos golpes de humor estupendos.

Tanto Ely como John están brillantes en su papel y no se hacen sombra el uno al otro. Sin embargo, yo no puedo por menos que confesar mi debilidad por John, ¡me ha enamorado! Ay, es que me pueden los protagonistas con un punto de sarcasmo e ironía. Pero es que este hombre, además, es tan tierno y cariñoso que, ¿cómo iba yo a resistirme a su encanto? Y Ely, pues claro, si yo no he podido resistirme, ella menos. Además, es que es la compañera ideal para él. Es una chica de hoy en día, independiente y moderna, bien preparada, culta y con un trabajo que le gusta. Y loca por encontrar el amor en el hombre de sus sueños.

Es un placer hallar en una novela secundarios fuertes y bien conformados, porque ayudan a hacer de la historia un todo consistente y creíble. Este es el caso de Amelia, con quien empatizas de inmediato y a quien le coges un cariño tremendo. Es gracias a ella que esta pareja tiene un lugar donde descubrir y hacer florecer su amor.

Creo que esta novela tiene todos los ingredientes para que cualquier lectora de novela romántica se quede feliz y satisfecha con ella: es sencilla y muy amena; la pareja protagonista tiene una química tremenda; la historia, sin ser retorcida o rebuscada, resulta original, simpática y atrayente; se lee del tirón y no decae en ningún momento; las escenas de amor entre ellos son sensuales, dulces, tiernas y elegantes y tiene un precioso epílogo que te pone el nudito en la garganta y la sonrisa satisfecha cuando lees el final. A mí me ha encantado.

miércoles, 19 de marzo de 2014

Espérame, de Elisabeth Naughton

Cuando vi la portada de este libro prácticamente lo descarte porque estaba convencida de que se trataba de otra novela erótica más. Sin embargo, ¡bendita suerte!, se me fueron sin querer los ojos a la sinopsis y... bueno, que leyéndolo me han dado las mil esta noche y hoy no he parado hasta terminarlo. ¡Qué bien me lo he pasado! ¡Qué libro más bueno!

La novela comienza contándonos cómo la protagonista del libro ha sufrido un accidente de coche y ha perdido la memoria. La pobre sólo recuerda el último año y medio de su vida. Su marido la tiene sobreprotegida, y es que su mayor anhelo es que se recupere puesto que ha pasado mucho tiempo en coma y ha estado muy grave. La gente de su alrededor está convencida de que su esposo es adorable y la quiere con locura, sin embargo ella no tiene esa sensación. Se siente culpable sabiendo lo maravilloso que es él con su hijo, un niño que nació por cesárea estando ella en coma.

Su vida da un impresionante giro el día que su marido muere en un accidente aéreo. Perdida en su memoria, sin recuerdos de su infancia y juventud, familiares y amigos, lugares o momentos más allá del año y medio desde que despertó en la fría sala de un hospital; sin tomar una sola decisión desde entonces puesto que ha sido su esposo el que siempre se ha ocupado de todo, Kate tiene que hacerse cargo de su vida y de su hijo. E intentando hacerse con las riendas de su vida, acaba en el despacho de su marido abriendo un cajón cerrado con llave y haciendo un descubrimiento que la llevará a San Francisco.

En San Francisco, Ryan vive entregado a su hija Julia y a su trabajo. Es un empresario farmacéutico, millonario, que desde hace cinco años cuando perdió a su adorada esposa, a excepción de su hija y su empresa, todo lo demás le importa nada. Cuando a la puerta de su casa aparece una mujer que es la viva imagen de Annie, de repente su triste y ordenada vida se pone patas arriba.

Ya desde que arranca la novela te quedas enganchada, así que no te queda otro remedio que ponerte cómoda y seguir leyendo. Y como la novela no tiene bajones y la autora te cuenta la historia con un lenguaje ameno y cercano, pues te bebes el libro sin ni siquiera darte cuenta. Eso sí, disfrutándolo mucho.

¿Cómo lo explicaría yo para que os hagáis una idea de qué clase de historia tenemos entre manos? A ver..., no se parece, ¿eh? pero imaginaos una especie de Imagen en el espejo de Sandra Brown con un toque de misterio a lo Robin Cook. Y la parte romántica y sus correspondientes escenitas son muy, pero que muy buenas, ni se pasan ni se quedan cortas.

Yo, ya lo he dicho al comienzo, me lo he pasado divinamente leyendo esta novela. Habrá quien le ponga pegas (a lo mejor las tendrá), pero desde luego no seré yo quien se las ponga, porque esta no es ni más ni menos que una novela romántica, entretenida, de suspense y actual, fantásticamente lograda y muy en la línea de lo que me volvería loca por que publicaran cada mes.

Por cierto, a esta autora me la apunto en mi lista de escritoras a tener muy en cuenta. Espero que la editorial la siga publicando.

Os recomiendo esta novela a todas, pero sobre todo a aquellas que pedís a gritos libros de romántica actual. ¿A qué esperáis para haceros con ella?


 

domingo, 9 de marzo de 2014

Al rescate de la dama, Mary Jo Putney

Libro 5 de la Serie: "Lords perdidos"

Mariah Clarke-Townsend, duquesa de Ashton, recibe la visita de Sarah, su hermana gemela, mientras atraviesa la etapa final de su embarazo. Las dos salen de paseo en carruaje y son víctimas de un secuestro. Para salvar a su hermana, Sarah se hace pasar por ella. Después de someterla a toda clase de rigores, sus captores la trasladan a Irlanda, y, aunque está cada vez más debilitada, Sarah nunca deja de buscar la oportunidad de escapar. Mientras tanto, el marido de Mariah contrata a su amigo Rob Carmichael, un aristócrata aventurero, miembro de la policía, para que rescate a Sarah. Rob es un profesional y posee un especial talento para encontrar personas, pero los secuestradores están dispuestos a todo con tal de cobrar el rescate, y además Rob no contaba con que terminaría enamorándose de Sarah, sumando la vulnerabilidad de la pasión al peligro de la aventura.

No es la primera novela que me leo de esta autora que siempre ha conseguido hacerme pasar buenos ratos. Es que su modo de narrar es uno de los mejores y, además, busca argumentos interesantes y utiliza lugares dispares. Me gustó La novia de China, Tormenta de pasiones, Ángel o bribón, Besos de seda y tanta otras. Es de esas escritoras a las que lees con gusto y por las que te dejas llevar.

El argumento de esta novela puede parecer un tanto simple: dos gemelas, una de ellas toma la personalidad de la otra. Pero no lo es. La prosa de esta autora la hace distinta y brillante, hace que el lector sienta lo que conmueve a los personajes y, por tanto, que simpatices con ellos al instante.

Desde que Sarah, para salvar a su hermana embarazada, se hace pasar por ella, el libro tiene un ritmo rápido, es una constante aventura sin que olvide por ello las escenas tranquilas, los diálogos interesantes y las vidas que se mueven al otro lado de las intrigas y los peligros mientras va desarrollando a los personajes.

Como en otras de sus novelas los protagonistas tiene ese sentido del honor que les obliga a ayudar a los demás. Sarah arriesga su bienestar por el bien de su hermana y Rob Carmichael el suyo por ayudar a su amigo, el duque de Ashton. Es un hombre íntegro, amante de la justicia y que, además, es un especialista en la búsqueda de personas desaparecidas, lo que ha demostrado ya trabajando para los Bow Street Runner.

En la primera parte de la novela, Rob sigue la pista de los secuestradores hasta Irlanda y consigue rescatar a Sarah. Aquí la autora nos deja muestras de su buena escritura para el romance narrando el modo en que la atracción entre ellos se va haciendo algo intenso y palpable. Me ha encantado el modo en que se van acercando el uno al otro mientras están envueltos en la aventura.
Nos sorprende entonces la señora Putney dando un giro a la historia y haciéndola más sosegada, dejando que el lector retome la tranquilidad después de los avatares del rescate, y trasladándonos a Inglaterra.

Rob ha sufrido algunas lesiones en su aventura, se recupera poco a poco y tiene que enfrentarse a otro problema: a pesar de estar ya enamorado de Sarah, un nuevo orden de cosas les obligan a tomar decisiones contrarias a su corazón. Es un hombre que no está de acuerdo con las distintas clases sociales, que se enfrenta a todo lo que su padre representa pero que, como conde de Kellington se debe a su título y a las gentes que dependen de él porque se encuentra con un montón de deudas a las que hacer frente. Fuerte de carácter y humilde, rebosante de ternura y valiente, consigue que te enamores de él. Desgraciadamente, así era muchas veces, y Rob no tiene otro remedio que intentar buscar a una heredera con fortuna si quiere sacar adelante su casa y sus propiedades.

Llegados a este punto mi mente hacía encajes de bolillo preguntándome cómo iba a resolver la autora el problema. Porque Sarah no es una rica heredera ni mucho menos, su renta es normal y no es la mujer que necesita nuestro protagonista. A pesar de saber de antemano que todo acabaría bien, admito que me puse nerviosa. A ver ahora por dónde salimos, me decía según iba bebiéndome las páginas, en cierta forma irritada con Sarah por su decisión de convencer a Rob a buscar esposa. Pero me quedaba la esperanza de un vuelco en la trama que solventase los problemas porque, lo que tenía claro es que Rob no encontraba a ninguna mujer que se pudiese comparar con Sarah.

Es una historia de intrigas y peligros, pero también de cariño, de amistad verdadera y de un romance inigualable que te hace disfrutar al máximo y ha conseguido que, tras leer bastante basura, me haya vuelto a enamorar de la novela romántica de toda la vida. Otra bonita novela de esta autora para guardar con cariño en mi corazón y en mis estanterías.

Navidades mágicas, de Linda Howard

Libro 4º de la serie Mackenzie

Cuando Maris se despierta, lo primero que nota es que tiene un terrible dolor de cabeza... lo segundo, que hay un hombre en la cama con ella.

Maris no recuerda nada. No sabe por qué está en un motel ni cómo ha llegado hasta ahí. Sí sabe quién es el hombre que le ofrece un vaso de agua y una aspirina, pero no recuerda su nombre ni cómo han acabado juntos en la cama.

Poco a poco va recordando cosas y Alex McNeil va llenando las lagunas que tiene: Maris es experta en doma de caballos y tiene un puesto prestigioso y de responsabilidad en un rancho muy importante. Alex, llegó al rancho un par de semanas antes como un jornalero en busca de un trabajo temporal, pero en realidad es un agente del FBI y su misión es descubrir quién está matando caballos muy valorados, y haciendo un fraude a las aseguradoras.

Alex y Maris han mantenido las distancias desde que él llegó al rancho. Ambos se dieron cuenta de que se sentían atraídos y han preferido evitarse. Sin embargo, cuando Maris decide robar el caballo que al parecer alguien va a matar y tras recibir un fuerte golpe en la cabeza, le pide ayuda a Alex. Por eso ahora están los dos en un motel, con un caballo escondido en alguna parte... y los dos en paños menores echando un sueñecito.

Bueno, esta es la historia cortísima de la única hija de Mary y Wolf MacKenzie, los fantásticos protagonistas del no menos fantástico libro Lecciones privadas. El romance de Mary y Alex transcurre en tres días. En tres días se enamoran y se casan. La verdad es que la idea y la trama del libro no da para mucho más que tres días, ya que es bastante simple y se resuelve en un pispás. La historia de amor no te pone mariposas en el estómago y la aventura en la que se ven inmersos y han de resolver los protagonistas tampoco hace que se te salten las pulsaciones por la tensión y la intriga. Esta es solo una historieta agradable y nada memorable que sirve para saber cómo les va la vida a todos los Mackenzie. Para pasar un rato entretenido y poco más.

 

martes, 4 de marzo de 2014

El juego de la inocencia, Marisa Sicilia

El juego de la inocencia es una novela ambientada en los meses previos a la Revolución Francesa y su posterior desarrollo.

Louis es un vizconde de 21 años que quedó huérfano de padre y madre siendo niño y es su tío, un conde, el que ejerce de tutor al cuidado de su fortuna. Él podrá hacerse cargo de ella cuando cumpla los 25 años. El conde es un hombre viudo de 58 años que no tiene descendencia, por lo que a su muerte será su sobrino el que herede su título y sus bienes.

Louis es un petimetre cuya única preocupación es su propia persona y disfrutar ampliamente de todos los placeres de la vida. Solo come, bebe, viste y se rodea de lo mejor. Disfruta con el cortejo de cualquier mujer que se le pone a tiro y no para hasta conseguirla. Su porte, su ritmo de vida elegante y carente de responsabilidades, disfrutar de todo lo bueno y sus largas jornadas viviendo la vida en la corte de París, le procuran unos gastos que exceden con mucho el estipendio que le da su tío. Es por ello que todos los meses tiene que pedirle más y más.

En determinado momento el conde se harta de su irresponsabilidad para con sus tierras y del derroche del que hace gala, así que lo cita para decirle que ha decidido casarse con una muchacha joven que le dará hijos y que se olvide de heredar. Que se busque la vida porque no le va a dar un duro más ya que su herencia se la ha gastado con creces. Louis tiene una fuerte pelea con él y sale hecho un basilisco de su casa. Pero se encuentra en una situación precaria y decide buscarse el favor de su tía, la hermana de su tío, que siempre le tuvo un gran cariño. Así que a pesar de lo poco que le apetece, abandona París para irse el pueblo donde vive la mujer, una anciana bonachona e inocente, a la que espera conquistar si no para conseguir que convenza a su tío, sí para intentar que a su muerte sea él su heredero en lugar de su hermano. Para ello tendrá que jugar con el cariño que ella le tiene y tratar de parecer que en el mundo hay algo y alguien más importante para él que él mismo.

Cuando llega a la casa de su tía Augustine decido a solventar su problema como máximo en tres semanas, se encuentra con que con ella vive una joven anodina, tímida y a todas luces poco inteligente, que es la elegida por su tío como su futura esposa. Hélene, ha vivido 8 años recluida en un convento y solo ha salido de él después de que Augustine fuera a visitarla con su hermano y este decidiera que era una joven adecuada para casarse con él y darle hijos. En tanto se prepara la boda, vivirá allí bordando su ajuar y adaptándose a las normas sociales. Sacudirse las vivencias y costumbres del convento no es fácil y la joven viste vestidos grandes, deslucidos, de colores oscuros y que la tapan hasta la barbilla.
Louis la odia de inmediato, es lo más alejado a las damas que habitualmente frecuenta. La encuentra fea, sosa y sin clase. Sin embargo, poco a poco se va fraguando una idea en su mente: tratará de seducirla, primero como burla a su tío y segundo para ganarse su favor por si lo necesitara en su futuro.

Y allí, en un pueblo cuya clase no puede estar más por debajo de lo que Louis acostumbra a frecuentar, entre reuniones sociales con la nobleza rural y burgueses de la zona, Louis se presta al galanteo con jovencitas que buscan marido y subir en la escala social y madres que lo sueñan como esposo de sus hijas. Él, mientras tanto, afea los modales de Hélene, se mofa de su ropa, su apariencia y su manera de enrojecer hasta las orejas cuando él le dirige una mirada, y descubre que su plan le va a resultar muy fácil porque ella, como todas, se ha colado por él.

Hasta aquí, hasta aquí cuento y ya no sigo porque la historia de Louise y Hélene hay que leerla, porque tiene miga, porque tiene sustancia, porque su autora se la ha trabajado a conciencia y con esmero y porque si la cuento, os vais a perder las sensaciones que se experimentan si vais de nuevas y sin saber nada más.

Eso sí, aviso desde ya que no vais a encontrar un protagonista masculino que os enamore desde la primera página. Es más, vais a odiarlo porque es un capullo integral preocupado solamente por su persona y su perfectísima apariencia, además de cruel, déspota y soberbio. Hélene es una palomita inocente y frágil, acostumbrada a obedecer y a cumplir con lo que se espera de ella. Él se aprovecha y la utiliza mientras la instruye en los placeres de la carne, y ella se enamora y se muere de celos viéndole coquetear con posibles jóvenes casaderas con una buena dote. Ahhhh, pero no desesperéis, porque al final Louis se rinde, ¡ya lo creo que se rinde! y se enamora y sufre, y paga con creces su conducta, ¡pobre!

Y todo esto acontece mientras estallan las revueltas del pueblo, los nobles están cada vez más alterados, y se siguen sucediendo las fiestas, las reuniones sociales, los conciertos y las representaciones teatrales... Y, entretanto, llega una carta del tío en la que se requiere la presencia inmediata de su hermana y su futura esposa en su casa para adelantar la boda. Para entonces, la agitación en las calles es ya creciente y Louise... Louise se ha enamorado... pero la vida ya no le sonríe como lo hacía ayer.

La novela está muy bien escrita, es de lectura ágil y seria, tiene escenas eróticas muy subiditas de tono y, por encima de todo, cuenta una historia de amor con sustancia. Es una novela erótica-histórica con argumento, no hay sexo porque sí.

Los protagonistas, cada uno en el difícil papel que les ha otorgado la autora, son perfectamente congruentes y la excelente evolución de ambos a lo largo de la novela es muy creíble dadas las circunstancias.

La ambientación está muy bien contada, no es pesada ni se queda corta, es la justa para situarnos en cada momento de la historia.

Y para redondear un libro muy bueno, El juego de la inocencia acaba con un epílogo, unos años después, que anuda estupendamente todos los hilos de la historia de la pareja.

   
---------------------------------------

Después de tantas novelas románticas como llevo a mis espaldas tengo muy claro lo que me gusta y lo que no. En primer lugar, quiero que la novela que haya elegido para leer esté bien escrita. Y El juego de la inocencia, sin duda alguna, lo está.

Ya sé que para muchas lectoras lo importante es la historia, pero saber narrarla marca la diferencia de lo que es literatura y lo que no. Y si me venden una novela quiero una novela. Sinceramente, ha sido una gozada poder disfrutar de esta hermosa historia sin la distracción constante de tropezarse con palabros o expresiones que no corresponden a la ambientación de la obra o ahogada por el exceso o la falta de signos de puntuación. Y más aún, poder dejarme llevar por su ritmo ágil y fluido, con su perfecto equilibrio entre diálogos y descripciones y su lenguaje sencillo. Ay, qué fácil y ameno resulta leer, si el escritor sabe hacer su trabajo y así se lo propone.

Y al igual que quiero que una novela esté bien escrita, necesito creerme sus personajes. No me basta que me digan que son tal o cual, tengo que sentirlo. Necesito que sus reacciones respondan a una lógica.
Pues bien, en El juego de la inocencia no he tenido mayor problema para "ver y sentir" a sus personajes. Louis de Argenteuil es y reacciona tal cual lo presenta su autora. Sí, es odioso y como tal he llegado a odiarle. De la misma forma que Hèlene es inocente y buena, con lo que se ganó mi corazón desde el primer momento. Pero lejos de convertirse en representaciones estáticas de cartón piedra, cuando el devenir de los acontecimientos les instó a evolucionar crecieron ante mis ojos. Pude observar su transformación, entender sus motivos, compartir sus dudas, gozar y sufrir con ellos.

De igual importancia que lo anterior, es la capacidad que tenga la autora de provocar mi interés. Quiero, necesito historias que me enganchen, y un lechuguino de marca mayor como Louis te pega a las páginas con loctite. Primero, porque buscas con ahínco ese rasgo de bondad que él parece empeñado en no mostrar, y una vez que te das cuenta de que no lo vas a encontrar, porque ardes en deseos de que reciba unas cuantas cucharadas de su propia medicina (y en algunos momentos, hasta el frasco entero).

Y en cuanto a las escenas de amor carnal, a las que tanta importancia se les concede en los últimos tiempos, necesito que me transmitan también sentimientos. Me da igual las posturas o inclinaciones perversas que me presenten siempre que tras ellas perciba: deseo, duda, necesidad, amor...¡algo! Si no es así, me aburren hasta el infinito y más allá. Así que después de tanto manual de mecánica como ponen en el mercado, encontrar una novela como esta ha sido un placer. Incita, pero también emociona; describe, pero también da margen a imaginar, a reflexionar y, sobre todo, a sentir.

Sorpresa, enfado, sufrimiento, deseo, emoción, provocación....He pasado por muchos estados y el resultado final no podía haber sido mejor. Son muchas las novelas que he leído y, muchas, las que mi memoria ha borrado. Pero El juego de la inocencia es una de esas novelas que consiguen hacerse inolvidables. Preciosa historia, original propuesta... ¡Qué gozada!

sábado, 1 de marzo de 2014

Un hombre sin pasado, de Penelope Williamson

En una remota comunidad puritana, en Montana, una viuda sobrelleva en silencio el injusto asesinato de su buen marido. La imprevista llegada de un impetuoso forastero será el detonante de su ansia de venganza, también de su necesidad de amor.

Siglos hacía que esta novela esperaba para que yo encontrara un hueco o el momento idóneo para leerla. Bueno, pues por fin le llegó el turno. Sé que con respecto a esta novela hay dos grupos de lectoras: las que la ponen por las nubes y las que la aborrecen por aburrida. Yo me sumo a las que la consideran una novela estupenda.

La verdad es que, desde mi punto de vista, la autora se merece un aplauso por atreverse a hacer un libro con las características de este. Es una novela difícil en todos los sentidos.

La comunidad en la que está ambientado no puede ser menos atractiva. La santurronería de los personajes, ese "Dios proveerá" o poner la otra mejilla ante cualquier situación, es para sacar de sus casillas al lector más paciente.

A ambos protagonistas les ha dado la autora un difícil papel para representar en esta historia. Y a todos y cada uno de los secundarios les toca también una función que cumplir nada agradable.

Sin embargo, a medida que va avanzando la novela (una novela lenta, pausada, oscura y descriptiva que se desarrolla ante tus ojos como una película de cine), te vas empapando de la trama, metiéndote tan dentro de ella, sufriendo y entendiendo de tal modo a todos y cada uno de los personajes, odiando tanto a algunos de ellos, que no la puedes abandonar y estás ansiosa por saber cómo acabarán todo y todos.

Me parece extraordinaria la escritura de la autora y aunque la novela es larguísima (alrededor de 600 páginas) y se tarda en leer porque no es de lectura sencilla, es un libro que sin duda se queda marcado a fuego.

No sería esta una novela que yo catalogaría como novela romántica porque creo que no lo es, a pesar de la durísima, sacrificada y preciosa historia de amor que cuenta el libro.

Quienes no la hayáis leído y queráis algo sólido, serio y con sustancia; si os apetece una historia de amor entre una viuda criadora de ovejas que tiene un hijo y un forajido más joven que ella con un montón de cadáveres a sus espaldas; si queréis saber de un médico que le da a la botella; de una meretriz de corazón tierno; de un ranchero capaz de cualquier cosa por deshacerse de los ovejeros y de una sociedad religiosa donde son sus arraigadas creencias las que dirigen su vida, animaos con esta novela porque merece mucho la pena.
 

miércoles, 26 de febrero de 2014

Renacer a tu lado, de Lola Rey

Repudiada por su familia después de un dramático suceso que le ha acontecido, Ellie no tiene más remedio que aceptar la voluntad de sus padres y marcharse a otro país, contrayendo matrimonio con un hombre al que no conoce. Asustada, pero llena de esperanzas, afrontará su destino con una entereza asombrosa, y tratará de forjarse una nueva vida al lado de su recién estrenado marido, quien despierta en ella sentimientos que nunca creyó posibles.

Aidan ha dejado atrás un duro pasado para embarcarse en una nueva aventura y tomar las riendas de su vida. Para ello necesita una mujer fuerte y trabajadora que le ayude a construir su futuro. Lo que no espera encontrar es una dama refinada y delicada, que nada tiene que ver con él. Pero Ellie no es tan recatada y débil como piensa... Y ese deseo que despierta en cada poro de su piel lo desarma por completo, haciéndole anhelar descubrir todos los secretos que oculta su joven esposa.

Renacer a tu lado es una novela que me ha llegado al corazón por su emotividad y ternura. La novela comienza muy fuerte y hace que se te encoja el corazón y comprendas perfectamente a la protagonista. Nada más conocer a Ellie admiro su valentía y su manera de afrontar un suceso tan terrible, y encima tener que aguantar a una familia que no la comprende y que no le da el cariño que se merece.

Aidan, por otro lado es un amor de hombre, te encariñas con él corriendo, y aunque en un principio parece muy bruto, es muy emocionante ver cómo se comporta con Ellie cuando se entera de lo que le ha pasado. Sus reacciones, su manera de tratar de abrir el corazón de Ellie para que ella llegue a confiar en él y contarle sus secretos, me ha encantado.

Es muy divertido cuando Aidan pone un anuncio buscando esposa y pide una mujer fuerte para ayudarlo a trabajar en sus futuras tierras y levantar un hogar... y sin embargo cuando llega el barco y ve a una dama refinada y sensible, se le queda una cara de tonto que es divertidísima.

La relación entre ellos dos es lo mejor del libro, porque Ellie lucha día a día por superar su pasado, por salir adelante, aunque ella nunca quiso ese destino para si misma. Pero es valiente y no se para a lamentarse, coge el toro por los cuernos y trata de ser la mujer que Aidan se merece. Elie es inteligente y sabe que Aidan es un amor, por eso se esfuerza para poder devolverle todo lo que él está haciendo por ella. Pero no puede evitar que vuelvan a su mente una y otra vez sus fantasmas y sus miedos... es algo muy difícil de superar.

Desde luego el título de la novela es idóneo porque estamos ante una novela de segundas oportunidades, de volver a tener esperanzas después de sufrir algo horrible... y de cómo se puede hacer realidad teniendo al lado a alguien que te quiere a pesar de tus defectos. Es una historia con dos personajes de mundos muy diferentes que se enamoran lentamente. Aidan es un hombre rudo y trabajador que no se conforma con lo que tiene y quiere una vida mejor. Y Ellie es una dama refinada que ha crecido en el seno de una buena familia, y que de repente se ha visto sola.

Los dos se enamoran irremediablemente el uno del otro, y ver como poco a poco van derribando uno el muro del otro es muy tierno.

Sinceramente pienso que Renacer a tu lado es la mejor novela que ha escrito Lola Rey hasta el momento, y se nota una evolución muy notable como escritora de novela romántica. Ha escrito una historia consistente, con unos personajes muy creibles y con una trama que era muy difícil de desarrollar, pero que ella ha resuelto maravillosamente. Los diálogos entre los protagonistas son muy buenos, y las escenas de amor entre ellos me ha creado mariposillas en el estómago ¡Son preciosas! Y el final... Una cosa curiosa es que en mi opinión las novelas anteriores de Lola Rey se resolvían de manera muy precipitada, pero en Renacer a tu lado ha logrado hacer un final fantástico, que incluso te hace soltar lágrimas de emoción.

Sí, sin duda, para mí es la mejor novela de Lola Rey hasta el momento.